miércoles, 6 de junio de 2012

Chilomastix mesnilii


CHILOMASTIX MESNILII

HISTORIA:
Chilomastix mesnili es uno de los protozoos flagelados que fue probablemente observado por primera vez por Davaine en 1845, quien lo denominó en 1860 como Cercomonas intestinalis. La primera descripción correcta la ofreció Wenyon en 1910, y Alexeieff en 1920 creó el género Chilomastix para las especies descritas por Wenyon como Macrostoma mesnili o Tetramitus mesnili.


 
         
Reino Protista
Clase Zoomastigophorea
Orden Diplomonadida
Familia Chilomastigidae
Género Chilomastix
Especie Mesnili
Tiene fases de quiste y de trofozoito bien definidas.

CARACTERISTICAS:
Los trofozoitos vivos son asimétricamente piriformes, por el surco espiral que se extiende por la parte media del cuerpo. Tienen un núcleo esférico que mide de 3 a 4 µm y está situado hacia la parte media del polo anterior y posee un cariosoma central bien definido, del cual se extienden unas cuantas fibrillas acromáticas hacia la membrana nuclear.
Los quistes son característicos en forma de Pera o Limón con uno de los extremos ancho y redondeado y el otro algo cónico y romo. Estos son incoloros y miden de 6 a 10 µm de largo por 4,5 a 6 µm de ancho y tienen una pared gruesa y resistente. El citoplasma del quiste, densamente granular.

TROFOZOÍTO:

 

En forma de pera, mide de 6 a 24 um. Presenta un solo núcleo y una abertura oral que recibe el nombre de citostoma o citosoma.


QUISTE:





En forma de pera o de limón. Mide entre 6 y 10 um de longitud. En la parte anterior se observa una protuberancia.

FORMA INFECTANTE:
Quiste maduro.


CICLO BIOLOGICO:

C. mesnilii vive como comensal en el intestino grueso tanto del ser humano como de otros primates. Puesto que presenta un único hospedador, su ciclo vital es directo y tiene lugar a través de los quistes, que son eliminados por las heces y ya presentan capacidad infectiva. Cuando dichos quistes son ingeridos por un nuevo hospedador, los quistes llegan al intestino grueso donde generan trofozoitos que se alimentan y reproducen, dando lugar a nuevos quistes y cerrando así su ciclo vital.







CONTROL Y PREVENCIÓN:
La estrategia básica para el control de la transmisión de Chilomastix debe ser similar a la de otras infecciones por protozoos intestinales, y se basa en prevenir o reducir la exposición a las heces infectivas. Los métodos para llevar esto a cabo pueden ser sofisticados o simples, y deben ser adaptados a las situaciones locales.

DIAGNOSTICO:
Visualización de los trofozoítos o quistes en examen directo en fresco.
Es importante la realización de exámenes seriados con el fin de aumentar la sensibilidad.




TRATAMIENTO:
Como se considera un comensal inocuo, no existen indicaciones terapéuticas para las infecciones por este protozoo.

DISTRIBUCION GEOGRAFICA:
Cosmopolita, pero su mayor distribución está en el trópico.
Su frecuencia puede variar entre 1 y 10 % en dependencia de las poblaciones estudiadas y aunque no son patógenos, hablan a favor de transmisión local y de índices de contaminación fecal-oral en una comunidad.

LILIANA MORALES JUSTO.
BIBLIOGRAFIA: ATLAS DE PARASITOLOGIA MANUAL MODERNO.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada